Recientes estadísticas publicadas para el 2018, indican que España se consolida como el refugio europeo para las llamadas “Golden Visas”. Tras la aprobación de una Ley al efecto en el año 2013, a raíz de la crisis económica, estas visas fueron diseñadas para promover la inversión extranjera en nuestro país como una forma de obtener la residencia legal.

Distintos destinos en España, como lo son Madrid, Barcelona y la costa mediterránea, se consolidan como los destinos elegidos por los solicitantes de estos visados. Además de la inversión en proyectos empresariales, la compra de bienes inmuebles, con una inversión mínima de 500.000, – €, en nuestro país es una de las opciones para obtener la residencia legal.

Al igual que con todos los procesos de inmigración, los solicitantes deben prepararse para la burocracia española y, ciertamente, no es poca la documentación a presentar, junto con las correspondientes legalizaciones y traducciones pero normalmente, estas “Golden Visas” son tramitadas por las Autoridades en plazos relativamente cortos.